El Tarot de don Quijote 78 arcanos

Diciembre del 2021 es testigo de la segunda edición del Tarot de don Quijote, 78 arcanos, de Yolanda Ramírez Michel, con ilustraciones de la artista visual jalisciense Adi Rivera.

Edición especial

Ramírez Michel aclara: “…no estamos en El Tarot de Don Quijote pretendiendo imitar al tarot de Marsella con algún ajuste estético. Este es El Tarot de Don Quijote, y cada uno de los arcanos respeta la esencia del tarot, mas no la representación iconográfica del tarot de Marsella… […] cada imagen es una esencia, y lo que nos interesa es expresar la esencia”.

¿Cuál es la gran sabiduría que ambas obras pueden ofrecernos? Esta obra aporta respuestas en muchos sentidos y es además sumamente amena.

El libro contiene 78 capítulos explorando las semejanzas y relaciones que contiene el libro de Cervantes con los Arcanos Mayores, los Arcanos Menores y las Figuras de la Corte. Este es un acercamiento a las posibilidades simbólicas del Quijote, y a las fuerzas arquetípicas contenidas en el ancestral libro de imágenes denominado actualmente Tarot.

La Lilith del Evangelio del Universo

       

El Evangelio del Universo: Conversaciones entre Lilith y el Ángel, de Yolanda Ramírez Michel, fue presentado por la poeta Lucero Alcaraz el pasado miércoles 1 de diciembre del 2021 en el marco de Liberfilia. El evento se realizó en punto de las 20:00 horas en PatanAleHouse, un lugar que ya va siendo referente del compartir literario en Guadalajara, Jalisco.

De izquierda a derecha: Lucero Alcaraz y Yolanda Ramírez Michel

A continuación trascribimos el discurso con que Lucero Alcaraz presentó su experiencia con el libro, esperamos que las palabras lleguen hasta donde deban llegar, y que sean escuchadas por quienes estén listos para oír:

“Antes de comenzar, quiero agradecer a la maestra Yolanda por invitarme a participar de este lado de la mesa. Para mí es una gran emoción y un verdadero honor hablar de esta obra. Sé lo que hay detrás de un libro que se ha formado en 12 años de vida, son 12 años resumidos en 220 páginas. Son 12 años en que la vida se escribía a sí misma; son 12, como los 12 meses de un año, como los 12 signos del zodiaco, como los 12 apóstoles… pareciera un número que representa una estructura completa, un ciclo.

Los que conocemos a la maestra sabemos del sensible asombro de sus ojos con los que percibe al mundo, y de sus dones con la palabra para darle nombre a las cosas que bajan desde la tiféret (belleza) para entregárnoslo en hijos de papel. Por eso, también será siempre una responsabilidad mayor hablar de su obra.  Por la confianza, ¡gracias!

Conversaciones entre Lilith y el Ángel habla del origen del universo y de sus primeros hijos humanos: Lilith y Adán, a quienes los Dioses confiaron el rumbo de la vida. Entonces, si a través de la mitopoyesis, se nos ha otorgado su linaje, ellos son nuestros padres por excelencia, y no existe madre y padre que no haya heredado algo a sus hijos.

¿Cuál ha sido la herencia que nos han dejado a todos?

No importa si hemos escuchado hablar mucho o poco de estos personajes, en nosotros está instaurado ya su arquetipo de manera inconsciente (las historias, de tanto repetirlas, se vuelven realidad). Y ¿de qué hablan estos arquetipos contados en los mitos? ¿Dónde los hacemos presentes en nuestra vida cotidiana?

Lilith, la figura femenina, asociada al mal, a la desobediencia, al castigo y la culpa. Adán, la figura patriarcal, que somete y domina. Y por ahí, por supuesto a la segunda versión femenina, Eva; sumisa y abnegada.  Pero quiero aclarar que para hablar de lo femenino y lo masculino he de desarrollarlo como lo explica la Cábala, donde no se trata de hombre y mujer, sino de lados distintos que ambos géneros poseemos. Lo femenino como una energía que está dispuesta a recibir y lo masculino la energía del dar. En este momento ustedes me escuchan, son lo femenino porque reciben mis palabras, y yo doy mis palabras siendo la fuerza masculina. Tomando esta premisa es imposible no haber experimentado como lo femenino del mundo ha sido violentado vulnerado, culpado y oprimido, y como dice la autora: la violencia no sólo apresa al violentado, también domina a quien la ejerce. Así estos tres arquetipos tienen oscuridad y también poseen la luz. Como la autora lo cuenta a través de esta historia de nuevos comienzos, porque justamente, esta obra es eso: un reescribir la historia, o un destello de la historia original no contada, que en forma de libro es tronco, uno que intenta enderezar lo repetidos discursos interpretados de forma errónea a lo largo de tantos siglos. Y no es pretensión de la obra y menos de la autora enderezar nada. Más bien, es una consecuencia dominó de una sanación personal que influye en una sanación general.

Cambiar la historia es un acto de magia, porque el tiempo cambia su estructura lineal, y se desarrollan “metatiempos”, donde modificar el pasado escribe los nuevos futuros.

Y como dice ella; ¿quién se resiste a la fé y a la esperanza?  Ni Dios.

Este libro no tiene un carácter religioso, con ello quiero expresar que no está escrito en un sentido dogmático, más bien en un sentido mítico y de amor universal, fundamentado en diversas bibliografías, como la gran lectora que es la maestra Yolanda, por supuesto.  Esta es una historia de religar lo profundo del ser, a través del reconocimiento e integración de las sombras y las luces de cada personaje. Sin ser una denuncia ni una queja, la autora relata de manera preciosa y poética, del Génesis al Apocalipsis de la existencia.

Y es que hablar del origen es reconocer en nuestra propia historia, la historia universal. Es apropiarse de andanzas cercanas a través de personajes míticos, mirarlos y mirar a nuestro entorno inmediato; como una pequeña nota dentro de un gran pentagrama que es la vida. Y no sólo mirarlos, sino ejecutar su sonido, y escuchar como el otro ejecuta su propio sonido, sentir las vibraciones y reconocerse así mismo y al otro, como la música que se escribió en el Ein Sof (infinito) por algún prodigioso del arte.

Hablar del comienzo, es reconocer que esta vida que creemos tan nuestra es quizá más, de algún soñante, que por supuesto nos necesita para soñar. Hablar del origen, data de una búsqueda madura del ser, de recobrar una visión global cosmogónica, para la reconciliación con todo aquello que nos ha oscurecido.

La palabra, es esa semilla que siembra un sueño, todo comenzó con un sueño y todo sigue adelante también por que los sueños se multiplican sin que nada los detenga, explica la autora.  

Por último quiero compartirles algo que me ha enseñado la maestra Yolanda: maldecir la oscuridad no da más luz, prender cerillos, ¡sí! Y este libro es una antorcha.

Gracias.”

Lucero Alcaraz y Yolanda Ramírez Michel
Lucero Alcaraz y Yolanda Ramírez

Fragmento del libro:

Presentación en FIL 2020

Mecenas de la cultura

¿Es caro un libro? No, si tomas en cuenta la cadena de personas implicadas en la minuciosa elaboración de un material valioso (no hablo de los libros exprés, entiéndaseme que dejo fuera todo facilismo autoral y editorial), el libro atendido por profesionales con vocación no es caro. Tras ese objeto rectangular, lleno de páginas hay un mundo que no imaginas… cantidad de lecturas, revisiones, desvelos en investigación de datos, correcciones, dificultades con diseño, pruebas para comprobar que de la pantalla al papel no han hecho de las suyas los ciberduendes… y más.

No, el libro definitivamente no es caro, y si tú no compras libros porque cierta cantidad de pesos te parecen mucho, pero en cambio sí que te los gastas sin chistar en alguna comida que te suma grasa y colesterol, cuyos residuos se van por la cañería… mal caso, ¿no? El libro no es bien efímero (si lo lees, por supuesto), se queda como nutriente de algo más grande, tu psique, tu visión del mundo, tu aparato imaginario fortalecido, tu capacidad para generar con una historia reflexiones profundas, y más…

No, un libro no es caro, cuesta menos que algunos zapatos que usas poco por finos, menos que una prenda de marca, menos que una salida de domingo al cine y a cenar, menos que muchas cosas. Además, comprar un buen libro (aclaro eso de BUEN libro, porque desgraciadamente, ya Borges lo decía, nos inundan autores y ediciones mediocres), un buen libro no es sólo un objeto, es un mundo. Y aún más, te vuelves con ese acto de compra un moderno mecenas de la cultura, que urgentemente necesita el apoyo multitudinario para fortalecer sus dones.

No digo que compres un libro en lugar de alimento para tu despensa básica, si estás en ese trance, hay bibliotecas, y libros usados baratos que pueden habitar en tu casa sin que afecten tu economía, pero, si tu economía te permite comprar un buen libro, apoya la emergencia de autores que trabajan en serio por la literatura, y toma nota, puedes adjudicarte con esta acción la cualidad no sólo de lector, sino también de MECENAS.

Yolanda Ramírez Michel

El poeta y la muerte

Por Yolanda Ramírez Michel

Kristina Trejo, artista de Axixic, pueblo de coloridos muros, y empedradas calles a la orilla del lago de Chapala, posee el don de que sus padres le hablen a través del arte, o en sueños. Sus padres ya no están con ella, primero partió Ernesto Trejo, luego de algunos años Dianne. Partieron, pero no se fueron, extrañezas que sólo podemos aceptar cuando le pedimos a la razón que no subestime nuestros dones. Hay razones del corazón que la razón no entiende, dijo Pascal.

Me encontré a Kristina en Casa Linda, un restaurante al que acostumbro a ir a desayunar y leer el domingo por la mañana. Ella toca el piano ahí, se sumerge en las notas olvidando el ruido de cubiertos, licuadoras rugientes, vasos que chocan en la barra, murmullo o carcajadas de comensales. Las notas la llevan a un mundo donde la magia es posible, donde la poesía marca ritmos en la vida, reino sagrado para la reconciliación de lo cotidiano con lo trascendente.

Desde hace varios domingos, Kristina llega una hora antes para desayunar, y de paso para charlar conmigo.

Hace unas semanas me contó acerca de sus padres, y de cómo volvieron del más allá, para decirle algo muy necesario y puntual.

Como celebramos el Día de lo Muertos, pensé que sería bueno que recordemos que hay muchas cosas posibles, desechadas por nuestra suma de racionalismo, y que, igual que los excesos de carbohidratos, nos alejan de la salud, así los exceso de razones nos alejan de la magia de la vida, la magia de la vida es la salud del alma.

Les cuento.

Ernesto Trejo era poeta, su pequeña hija lo admiraba mucho, le parecía que esa labor del padre era sagrada. Sabia niña.

Ejemplar publicado por el Fondo de Cultura Económica

Un día se anunció una enfermedad grave para Ernesto Trejo, Kristina era pequeña, tendría entre ocho y nueve años. Nadie le dio muchas explicaciones.

Pasaron los meses… Kristina tendría diez años cuando su padre murió, tampoco hubo explicaciones para la repentina ausencia. En palabras de Kristina: “A esa edad, cuando no te explican qué sucede, y simplemente te dicen que tu padre murió, las cosas no son nada claras, la palabra muerte a esa edad es bastante abstracta… y tú construyes en torno a la pérdida un montón de explicaciones. Mi madre y mi hermano estaban atravesando su propio duelo, yo quedé al margen, y en silencio, imaginando que muerte era una especie de viaje del que mi padre podía volver algún día.”

Kristina creció, no obstante la ausencia, creció muy cerca de aquel padre porque los recuerdos la colmaban, y porque leía constantemente sus poemas.

Ernesto Trejo

A los doce años una inquietud comenzó a torturarla. ¿Qué pasa con papá, por qué no vuelve? ¿Por qué no me dice algo?, necesito escucharlo. Ernesto Trejo había dejado varios casetes, con sus poemas publicados, grabados por él mismo. Kristina fue a la caja donde estaban.

Aquí viene la magia, que no es un espectáculo con bombillas de neón, sino un fuego interior que anuncia verdaderas maravillas: Kristina encontró en la caja con casetes uno que no había visto antes, decía Poema a mi hija. El poema había sido escrito cuando ella era muy niña. Pero era extraño, nadie conocía aquel poema, ni su madre, ni los muchos seguidores de su padre, era un poema inédito y desconocido. Aquel día, ante la insistencia de su alma por respuestas, algo más allá de ella misma la había llevado hasta esa caja…

Encendió la grabadora para escucharlo, entonces, seguramente, la niña de doce años supo con certeza que su padre le hablaba desde una dimensión encantada, y más, que su padre no estaba realmente muerto aunque no pudiera verla ya nunca más.

Les dejo el poema y en otra entrada les contaré la manera en que la madre de Kristina volvió de la muerte para cumplir una promesa hecha en vida.

Algunos emigran, y con la lengua de otros lares cuentan las cosas del alma, lo que importa es eso, que las cosas del alma son comunes y universales.

Ernesto Trejo

Vivió su niñez en Mexicali, Baja California, antes de radicar en California. Estudió letras y economía. Publicó poemas en Vuelta, sábado, El Zaguán, Papeles de Son Armadans, La Vida Literari, Chicago Rreview, The Nation, Partisan Review, Kayak, Green House y Pie de Página. Es cofundador, junto con Carlos Isla, de la Editorial Latitudes. Es autor de los poemarios Instrucciones y señales (1977), Los nombres propios (1978), El día entre las hojas (FCE, 1984) y The day of vendors (1977). En 1987 publicó, junto con Luis Omar Salinas, Piecework:19 Fresno poets.

Kristina Trejo

Nació en el año 1980, en México DF. Sus primeros inicios en el arte Batik fueron a la edad de 18 años en la ciudad de San Francisco, California de manera autodidacta. A la edad de 19 años, toma un curso de batik con la Maestra Monica Kesslar en Belice. En el año 2006, toma un curso del prestigiado profesor Francisco Sorensic en el taller Batik Tulis, en México DF. Kristina ha expuesto su obra en varios lugares en la Ciudad de México, Oaxaca, Jalisco, y California. Es pianista de profesión, compositora, y soñadora. En 2020 salió su primer disco Parvada, con composiciones propias de piano.

Kristina Trejo

La otra historia que me contó Kristina es la de su madre… si te interesa aquí está la entrada:

El Barrio de las Letras

De El Barrio de las Letras (novela de próxima publicación)

Por Yolanda Ramírez Michel

Collage de la pintora AdI Rivera

Dime, Miguel, que no estoy loca, muchos amigos me lo dicen cariñosamente, pero siento que en el fondo lo dicen en serio, no tanto como para llevarme al manicomio, pero sí lo suficiente como para no comprenderme enteramente. Hoy como ayer es loco todo el que vive en la periferia de la razón que venden las instituciones, es loco todo el que persigue sus sueños antes que un buen sueldo, es loco todo el que ama la fantasía y puede ver hadas en los setos con flores. Como don Quijote. ¡Qué necesario comprender al Quijote hoy! Por eso lo enseño, por eso tengo cursos y toda clase de proyectos para que los lectores no juzguen a tu personaje como un loco, sino como uno que ve, más allá de lo real, lo posible; como un iluminado, un cabalista, un místico. A todo el que se sale de la media se le pone la etiqueta de loco, pero luego de los locos es el reino de los cielos, el reino del arte y las empresas creativas.


He defendido a don Quijote de los que se quedan en lo literal, lo he defendido porque es una forma de defensa personal. En los personajes amados u odiados estamos los seres de carne y hueso, y nuestras historias personales son un reflejo de los cuentos que nos contamos. De la vida a la literatura, de la literatura a la vida… y nada es estático, ni nada es lo que parece, ni los molinos son exactamente molinos, pueden ser ciertamente briareos, que mueven sus aspas para el molimiento de las causas más reales. Pocos lo ven, de ésos es el reino de los cielos, de los que pueden ver la vida fantástica como un reflejo de la verdadera vida. El exterior es sólo una pantalla, la pantalla de un teatrillo fabuloso, la pantalla donde se proyecta lo que somos, pero no somos sólo esto, lo externo, lo tangible.


Defiendo tu Quijote, Miguel, y me defiendo a mí. Igual defienden todos, antes que lo defendido, a lo que de sí mismos hay en el tema, el tema los refleja y hay que defenderlo, defenderse en él de las acechanzas, con la palabra defensora queremos componer algunas afrentas, y por eso defendemos hasta el extremo de enfadarnos. Las feministas defienden algo suyo, muy interior, no solamente el feminismo, las lleva a esa defensa alguna injusticia padecida muy hondamente, algún crimen cometido por el machismo. El feminismo es el medio para defenderse… Así yo, defiendo el Quijote porque me defiendo a mí, defiendo la utopía, el idealismo, defiendo que se puede sembrar una mirada fantástica sobre lo real. 

Sesión de cierre del taller donde se leyó Don Quijote de la Mancha
Sesión en Trithemius Talleres proyecto online

¿Qué implica ser Doula?

En este espacio reproducimos una entrevista realizada por Maya Navarro a Adriana Peregrina en el 2016, antes de que Adriana publicara su libro “Nacer, una experiencia trascendente”. Hoy, 6 de febrero del 2021 el libro ha recorrido el mundo y ha enseñado a muchos (hombres y mujeres) otra manera de vivir el embarazo y el parto.

¿Por qué lo compartimos en este espacio? Porque Adriana se acercó a las aulas de Trithemius con el sueño de escribir un libro, sueño que finalmente se convirtió en realidad.

Aquí la entrevista, al final te dejamos algunas ligas por si quieres dar seguimiento a esta información.

*Maya: Adriana Peregrina es educadora perinatal y doula, a ver, Adriana, ¿qué significan estos términos?

La educación perinatal implica la preparación para tener un parto “humanizado”, y la doula (término griego), significa mujer que acompaña a otra mujer en su parto.

El parto humanizado, como término, nace porque el parto ya se había convertido en un proceso hospitalario, relacionado más bien con la hospitalización de un “paciente” (estar embarazada es un acto intrínseco a la naturaleza de la mujer, no una enfermedad). Por eso, tratamos de rescatar las prácticas que se han llevado a cabo desde hace tiempo por nuestros ancestros, intentamos que la mujer contacte con su sabiduría interior, que no se convierta en víctima de un sistema que ha convertido el parto en un procedimiento médico. No estamos en contra de la intervención médica cuando ésta es necesaria y urgente; los médicos, enfermeras y pediatras, están ahí, pero sólo como apoyo para una complicación.

*Y la doula, ¿qué hace?

La doula acompaña el embarazo y asiste el parto, su función es la de apoyar a la mujer, el parto es una experiencia trascendente y es una oportunidad para que la mujer se de a luz a sí misma. No sólo está naciendo su hijo, también nace ella como madre. La doula apoya a la mujer para que deje de ser una víctima de las contracciones, y se yerga como una guerrera que logra cumplir con el sagrado destino de ser madre. Básicamente la doula ayuda a que se de el empoderamiento de la mujer en base a su naturaleza.

*¿Y todo esto cómo  lo aprendiste tú?

Tuve la fortuna de aprender todo esto gracias a que me formé con los pioneros en el psicoprofilaxis en México. El doctor Santibañez y el doctor Fuentes Calvo.

*Y, concretamente, ¿en qué consiste esta propuesta del parto humanizado?

Primero, en dar a la madre la oportunidad de conocer los procesos de su embarazo y lactancia -porque la lactancia es una parte fundamental del embarazo, aunque hubo un tiempo en que dejó de darse pecho al bebé, y se fomentó más el uso de fórmulas, la lactancia es el complemento ideal del parto humanizado pues una vez que se recibe al bebé, se le acoge en los brazos y se le entrega el mejor alimento del mundo: la leche de mamá.

*Pero volvamos a la educación perinatal, Adriana, ¿qué otras implicaciones tiene esta propuesta?

Pues algo básico, Maya: la inclusión de la pareja es importantísima, Incluir al compañero y hacerlo partícipe del acto trascendental que van a compartir. Hay que informar a la pareja de los cambios que van a vivir, de los procesos y las opciones del alumbramiento.

*Entonces, ¿el punto central es la información?

Sí, la información, orientada a que la futura mamá DECIDA en conciencia si quiere dar a luz en casa, o en el hospital; si durante el trabajo de parto desea estar sentada, acostada, caminando, en fin que ella escuche a su cuerpo, porque su cuerpo posee la sabiduría ancestral de ese acto tan natural como es dar la vida. Yo, como doula, procuro que la mamá se sienta cómoda, a veces con un masaje, o con visualizaciones, hidratación, acompañando y apoyando en lo que decida ella en cada momento. Porque en ese momento ella puede decidir si quiere tener al bebé en casa, en el hospital o en agua…

*¿Cómo, cuéntanos eso?

El parto humanizado incluye la posibilidad de dar a luz en el agua. Durante el trabajo de parto le facilitamos a la madre una tina para que se relaje, sucede que muchas veces se sienten tan bien en el agua que deciden quedarse ahí y dar a luz al bebé en ese contexto relajante.

*Oye, Adriana, y ¿cómo pueden los demás enterarse de todo esto más ampliamente?

Estoy por publicar un libro: “Nacer, una experiencia trascendente”.

Cuando se realizó esta entrevista, el libro todavía no era publicado, actualmente puedes conseguir el libro con la propia autora, contáctala en la página de FB Ser mamá con Adriana Peregrina.

Raúl Aceves nos cuenta acerca de “Conversaciones entre Lilith y el Ángel”

Raúl Aceves, noviembre de 2020.

En su libro más reciente, titulado “El evangelio del universo, conversaciones entre Lilith y el Ángel”, Yolanda Ramírez Michel nos da su recreación personal del Génesis, y nos pone como actores principales al Amor y a la Nada, el Origen y la Unidad, la Materia y el Pensamiento, el Sueño y la Imaginación, el Caos y el Hogar Universal, el Gran Pensador y los Niños Secretos, Ella (La Gran Madre) y los Ángeles (los primogénitos), hasta llegar al hijo inasible e infinito: el Tiempo.

El impulso de desentrañar el misterio de nuestro ser despertó la curiosidad del “ángel más joven” y lo hizo desafiar los límites establecidos al conocimiento y romper los tabúes del Padre. Así nació la tentación de probar “el primer fruto prohibido del mundo”. Y de ahí resultó “el espanto, el desasosiego, la confusión”, la extrañeza de “aquel primer vértigo llamado Libertad”, y la polaridad de los opuestos llamados Bien y Mal.

El Padre y la Madre habitaban en la aldea primordial, en aquella casa de los Destinos, y para no alterar la unidad original, el ángel rebelde optó por exiliarse acompañado de la Madre por “una escalera que nace rumbo a la profundidad, por aquel laberíntico tronco – del Árbol de la Vida – hacia lo más denso de la carne cósmica”. Ese fue el origen de los Ángeles caídos.

“La Gran Madre -Materia- estaba lista para que naciera Vida, hija bella y sagrada, Miríadas de hijos emergieron del vientre de la Tierra. Los ángeles exiliados tomaron nuevas formas y se convirtieron en hadas, elfos, gnomos, sirenas, ondinas, ninfas… y a los más rebeldes se les llamó demonios.”

Extrañando a la Madre, la “Ella” primordial, el Padre también descendió al mundo material por el tronco del Árbol de la Vida, recorriendo los 22 senderos de las 10 esferas refulgentes (como lo señala el Kábala). En este mundo el Padre reconoció las letras invisibles de su nombre detrás de todas las cosas creadas como un espejo donde podía verse a sí mismo (como lo señala el Zohar, libro místico judío).

A pesar de la disonancia que había en el mundo material , el Padre respetó la libre elección de sus hijos y la posibilidad de convertir el caos en un orden nuevo. Y así quedó sembrada la semilla de la utopía. El Padre entregó un último don a las nuevas criaturas: un ADN estelar fundador de su linaje, un código genético hecho a semejanza del código cósmico.

Luego de la Madre nació la primera pareja humana, el varón llamado Adán, y la hembra llamada Lilith, y fueron instalados en un lugar paradisiaco, donde no les faltaba nada, y el Padre les dio además e don del Verbo, la palabra que da nombre a todo lo creado, que da identidad a todas las cosas, que da forma a las esencias. La palabra que es al mismo tiempo puente y abismo.

En esta recreación mitológica – situada a medio camino entre la ficción y la prosa poética sin faltar la reflexión filosófica y los aforismos – la figura central de Lilith suplanta a Eva como primera mujer de Adán, y a semejanza del primer ángel rebelde, se auto-exilia del aburrido Edén y abandona a Adán, para ir a hacer compañía a los “Ángeles caídos”, y convertirse ella misma en símbolo de la primera mujer emancipada, libre del dominio masculino, rebelde, pero hambrienta del conocimiento que fue negado en el Edén.

En pocas palabras, Lilith se convierte así en la primera feminista de la historia, según nos propone Yolanda Ramírez en este libro, que sin duda resultará polémico y heterodoxo para muchos, y propositivo para otros. Sea como sea, creo que es un libro que reúne las mejores cualidades de Yolanda como narradora, pensadora y poeta, que ojalá tenga la recepción que se merece.

Raúl Aceves 30/11/2020

Imagen interactiva. Haz clic en los símbolos para más información acerca de cómo ver la transmisión y dónde conseguir el libro.

El Evangelio del Universo: Conversaciones entre Lilith y el Ángel

“Éste es el recuento de los tiempos únicamente divisados por las intuiciones del alma, los tiempos en que todo estaba inmóvil, los tiempos en que no había ni hombres, ni palabras, ni tiempo. Este es el principio de todas las historias, la página en blanco donde un día todo estuvo en silencio, todo en calma…

            En el corazón de aquel vacío primordial dormía y soñaba Amor. Ahí, el menor brote de un sueño es siempre susceptible de volverse real. Por ello, las palabras de este génesis pretenden ser un homenaje a los sueños, siendo que todo inicia casi siempre así, con un sueño (aunque sea uno tan mínimo como una mota de polvo…).

Si a la perfección de aquel momento prístino nos remitiésemos, Amor hubiera podido seguir durmiendo eternamente, el abrazo de Nada lo contenía como una cuna confortable y perfecta.

No sabemos qué sucedió, el caso es que, en un momento dado, mientras Amor dormía profundamente, irrumpió en su sueño una chispa, como la de un cerillo con su pequeño sol a cuestas. Igual que el capullo de una rosa es llamado a la luz por algo más allá de sí, igualmente a Amor aquella chispa le anunció la inminencia de un día sobrenatural.

            ¡Es hora de despertar!

            Amor se estremeció en el regazo de Nada —parecido a un niño a quien despierta su madre, cuando él quiere seguir soñando—, no quería olvidar aquel sueño: Amor soñaba universos.

Hoy y entonces los sueños han de ser sostenidos al despertar, para que no se olviden, para que no se pierda su trama, ni se rompa el hilo que los conectará con la vida. Por eso Amor sostuvo su sueño, como a un amigo de humo al que se jala de su inasible mano cuando tenemos que mudarnos a otros paraísos, los que le darán consistencia. Cuando Amor sintió que aquel reino de sueño lo acompañaba, abrió enteramente sus ojos y vio flotando ante sí un puntito minúsculo, algo parecido a esas pelusas que danzan en el aire, y se vuelven visibles sólo gracias a la luz y a la mirada.  Amor observó aquel pequeño círculo cerrado como el punto de un lápiz. Aún con todo y sus diminutas dimensiones, en esa pequeña causa, como memorias del porvenir,  estaban ya todas las galaxias, los soles, los mundos; todos reinos animales y vegetales, todas las razas, las familias, las patrias; todos los silencios hundidos en el albornoz de los que atravesarían los desiertos, y los muchos cantos de los que cabalgarían gozosos las olas; todos los cambios sobre la faz de la tierra; todas las ideologías, las religiones, los gobiernos… todos los murmullos que en lo futuro poblarían los cafés del mundo; todas las lágrimas en las salas de espera de los hospitales y los panteones; todas las risas de los chiquillos felices; todas las caricias de los amantes; todos los amores y todos los odios (miles de siglos después se nos invitaría a recordar aquello con insistencia: todos somos hermanos, todos somos uno).”

Si te ha gustado este fragmento, te invitamos a que sigas la presentación del libro en el marco de la Feria Internacional del Libro edición especial 2020, este LUNES 30 DE NOVIEMBRE a las 18:00 (horario de México) en esta liga: https://www.youtube.com/watch?v=xaMZDRz_twY&ab_channel=YolandaRam%C3%ADrezMichel

Aquí te compartimos otro fragmento:

“Un séquito de doce diablos se acercaron a recibir a Lilith. La miraban con curiosidad e insistencia, girando en torno a ella como palomillas en la lámpara de un lector noctámbulo. No la tocaban, sentían un extraño recato ante sus formas, aunque hervían sus sentidos, heridos por una íntima felicidad, podía más el asombro que su apetito por poseerla.  Muchos dicen que el pecado está en la carne, y le dan a la carne todo el peso de una maldición, pero cuántas veces la carne pasa a segundo plano, y lo que más impacta al hombre es algo vital e íntimo. Donde se gestan las obsesiones no es en la piel, sino dentro; la piel es sólo el receptáculo, la piel es el puro cristal de la lámpara. Por eso, lo primero que se impuso en aquel encuentro fueron las ganas de hacerla suya, pero de un modo trascendente, no físico (no olvidemos que los demonios vienen de un reino superior, con más exigencias que las nuestras). Por esas cualidades que no habían perdido era más imperiosa la necesidad de que formara parte, de que se integrara a esa sombría patria; la integración es una forma más fina de lujuria, una clase de lujuria espiritual. Para ello, lo primero fue mostrarle el extraño esplendor de aquel adolorido imperio, e invitarla a vivir ahí con ellos, en aquel destierro había tierras vírgenes donde aún era posible construir un hogar.”

Feria Internacional del Libro 2020

No nos vamos a quejar, la queja implica que somos víctimas, implica que nos negamos a usar el libre albedrío, que no es otra cosa que elegir la actitud con la que atiendo el implacable destino.

Por eso no nos vamos a quejar de que la Feria Internacional del Libro no sea presencial y se pierda ese contacto directo con lo tangible y material, más bien vamos a ver que esta FIL será mucho más democrática que antaño, puedes entrar a escuchar las conferencias desde cualquier dispositivo, sin aglomeración, sin el excesivo pago por el estacionamiento, o las colas kilométricas para entrar, o los perversos costos por tener un stand para que las ventas apenas sirvan para lo que se invirtió, pero nunca para anotarse una ganancia. Viéndolo bien, ahora no será pertinente ya quejarnos de los acarreados, ni lamentar que no pudieron venir a nuestra presentación los amigos que viven lejos de Guadalajara, ni resentir que muchos de los que viven en la ciudad se niegan a la tortura del ingreso sólo para sentarse 45 minutos en un salón a escuchar al amigo que escribe, ni habrá ya quejas rondando a los que amamos la feria porque los pasillos son como el metro de la Ciudad de México a la hora pico. Tampoco pondremos cara de mártir porque dos conferencias están a la misma hora, la FIL guardará el reporte y podrás acceder a ellas en otro momento.

Ya sé, para muchos la FIL es como la Navidad, la amamos entrañablemente, pero en el fondo lo que amamos es esa acumulación de libros que alimenta nuestra obsesión de lectores. No obstante, ¿quién puede comprar todo lo que se oferta?, la sobreabundancia de títulos que terminan mareando a cualquiera, el no saber si gastaste tus ahorros en los libros correctos. Y si esperabas la FIL para buscar ciertos libros… luego pasa que los libros que buscas ni siquiera están ahí.

Además, los libros hoy pueden llegar hasta la puerta de tu casa con un click, las editoriales se han sumado a la venta en línea. Hay que aprovechar los bienes ocultos ante el inevitable avance que luego en siglos venideros será Historia.

Por eso les dejamos por aquí:

1.- Un link para que ingresen este próximo lunes 30 de noviembre a las 18:00 horas de México a una presentación que esperamos disfruten El Evangelio del Universo: Conversaciones entre Lilith y el Ángel, presentan:

Raúl Aceves y la autora.

2.- El link del programa general para que donde quiera que estén visiten esta FIL sui géneris: https://www.fil.com.mx/prog/resultados.asp?r=6&idsr=0&f=0&n=&a=&c=&e=2020&pg=4&b=

3.- El link para la compra del libro que presentamos en FIL: https://www.editorialsaltomortal.com/product-page/conversaciones-entre-lilith-y-el-%C3%A1ngel

La reina hada

por Yolanda Ramírez Michel

La reina hada, poema épico de Edmund Spenser (¿1552/1553?–1599) , fue la primera obra con estas características en inglés, y la precursora de la tradición poética heroica en este idioma. Milton, figura también fundamental en el panorama de la poesía inglesa, le tenía una devoción inmensa. Comentamos esto porque es importante entender que los grandes espíritus siempre han sabido admirar a otros grandes genios, y en ello han demostrado su propia grandeza.

La poética de Spenser posee el poder de entregar con sus imágenes el conocimiento de lo profundo y espiritual. La musicalidad, y las retórica simbólica de La reina hada, ha deleitado durante décadas a nuestros más insignes poetas, y a dado gozo estético a los más exigentes lectores.

Los vates del siglo XVIII seguían las propuestas estéticas de Spenser ya con desenvoltura, Wordsworth, Keats y Tennyson estuvieron profundamente influenciados por la sensibilidad de su trabajo.

Seguramente Spenser se proponía ofrecer una renovación de los romances épicos de los poetas italianos Ariosto y Tasso. Se nota en su propuesta estética y temática que deseaba unificar el romance medieval y la épica renacentista. Una síntesis de los antiguos y los modernos que agradece quien desea renovación sin pérdida de los altos valores de la tradición.

Si vemos la tradición poética como una línea que se despliega desde la antigüedad Clásica, en Spenser la tradición alcanza un grado de originalidad y renovación que da pie a que los poetas posteriores no se desliguen de los veneros originales aunque propongan cada uno sus cuotas personales.

Es importante que al traducir el título de Spenser como “La reina hada”, se comprenda que la obra es una alegoría fantástica acerca de Isabel I, la llamada Reina Virgen, presente en el poema sólo como una luna sobre el reino al que gobierna.

El poema, entre otras cosas es una crítica -velada por el entramado mítico y la apariencia de cuento de hadas-, de la tergiversación de los valores por parte del gobierno y la iglesia. Publicado en 1590 celebra públicamente la victoria inglesa frente a la Armada Invencible de Felipe II. Y en el plano moral intenta inculcar valores cristianos.

La división del libro se da mediante la semejanza con el orden cósmico de la semana planetaria de Ptolomeo: •Sol •Luna •Marte •Mercurio •Júpiter •Venus •Saturno.

La reina hada se publicó en dos partes (la primera parte en 1590 y la segunda en 1596).

Aunque al inicio del poema manifiesta su intención de escribir doce libros, y por esto se infiere que la obra quedó inconclusa (sólo posee seis cantos y un fragmento), finalmente pudo parecerle a Spenser más idóneo el siete como referente de una temporalidad que une todos los tiempos en uno (recordar que el siete, los siete días de la semana, es un símbolo del tiempo que se renueva sin cesar).

Esperamos que esta pequeña reseña te despierte las ganas de conocer las grandes obras de la Literatura Universal, recuerda que tenemos talleres en línea donde las estudiamos, sigue nuestro canal y podrás enterarte: