Por Pepe Aguilera

En una clase de esas que uno se queda sin palabras, porque en el interior revolotean las ideas sin control, escuché que hablaban de una filósofa, una adivina, una religiosa, una científica, una poeta. En su voz, la de Hildegarda, vivían las edades ciegas del futuro y las visiones eternas del pasado. Escuché que su pensamiento no tenía límites, podía hablar de la composición de la materia y de los beneficios de consumir esta o aquella planta, hablaba de lo Divino y de lo terrenal, pero lo que más llamó mi atención fue la forma en que volvía divino lo carnal a través de su pensamiento poético, en ella lo humano se hacía presente como una forma de tender hacia lo divino, una especie de comunión entre los dioses y los mortales. En su voz la palabra se erotizaba, se transformaba en sustancia. En la filósofa habitaba un ir a lo divino, pero  lo divino femenino, como origen, principio y fin.

La poeta y filosofa observaba al tiempo y sus eras, entendía que tendemos al retorno como seres cíclicos  que necesitan volver al origen para encontrar nuestro basamento, daba vida  a la idea del eterno retorno que posteriormente retomarán muchos filósofos abismales. Hildegarda es el abismo:  espacio abierto donde todo germina en su humedad, no me refiero a la capacidad de procrear vida, sino a su capacidad de crear, su capacidad de ser abismo y puente al mismo tiempo.

Observaba el futuro en los espacios abiertos, en las formas del mundo que la rodeaban, leía los signos de la tierra y del viento y del agua, percibía con otros ojos y otros oídos, percibía al mundo con esa parte cósmica que nos habita y que pocos pueden contactar y escuchar. Vivía despierta al mundo y sus formas. Vivía para decir las cosas, para comunicar la palabra, entendida como algo divino, como regalo de los dioses para elevar el pensamiento hacia lo sublime. En ella habitaba el ser resplandeciente que ve a través de los velos del pensamiento y logra unirse al mundo y sus ideas.

Figuras augurales

La poeta puede observar a través  de las palabras lo que el mundo no dice, lo que resguarda en sus orificios y grietas, recoge los símbolos de todo lo oculto y los transforma en figuras de lo posible real. El proceso de transformación de la realidad en suprarealidad es complejo, requiere de un contacto profundo con la vida y con el mundo, requiere de una capacidad de asombro ante la realidad que la rodea, así como una sensibilidad para descifrar aquellos signos que se la presentan a cada segundo: el viento  y sus formas, el trino de las aves, el olor que sale expulsado de las casas y de la naturaleza, las imágenes que se revuelven  en su cabeza y quieren salir a toda costa. Eso son las visiones de la poeta, una especie de entrar en el mundo, son puente y estancia, lugar que habita y expulsa de sí misma para que el mundo tome otro rumbo.

Sus visiones no le vienen del cielo o de un espacio divino extraterrenal. Sus visiones le vienen de adentro de ella, de sus ideas y pensamientos, de sus percepciones interiorizadas. Ha adentrado el mundo en ella y ahora lo extroyecta, y en este acto de expulsión destruye toda su experiencia y la del mundo para crear nuevos símbolos, nuevas significaciones que están más allá  de lo real, porque lo real es una figuración del interior.

Al ir hacia dentro de sí misma para extraer de ahí sus visiones la poeta está haciendo una declaración al mundo: está diciendo que lo divino es femenino. En la configuración de sus visiones los elementos paganos o naturales son la regla, se hacen evidentes a cada paso. La poeta nos acerca a la idea de divinidad femenina, incluso incluye elementos que remiten a su capacidad creadora. Lo femenino es el ombligo del mundo en las culturas prehispánicas, para la poeta lo femenino es el origen de todo, caos primero, big bang, centro del universo y del conocimiento universal.

Esta es otra de las reflexiones del filósofo, poeta y amigo Pepe Aguilera, a quien agradecemos que, después de cada sesión, consigne con palabras célebres su exposición a un cierto tema.

Si desean acceder a una de las sesiones aquí un link:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s