Sólo un cuento

Por Yolanda Ramírez Michel

I

“Doctor, aquí están los resultados: ¡Tierra está muriéndose!”, dijo una estrella que cargaba un montón de exámenes bajo uno de sus cinco brazos.

              Un equipo de rescate había depositado a Tierra en la sala de emergencias de Galaxia Asclepios, el mejor hospital del Universo. Las estrellas la habían encontrado desmayada sobre su órbita, cubierta por megakilómetros de llagas y pus.

              “Qué terrible, pobre Tierra”, dijo el doctor muy triste. “Era una de las chicas más hermosas, muchos planetas estaban loquitos por ella; si la vieran ahora…”

              En efecto, lucía muy mal.

              “¡Ay, me duele!”, gemía ella con un hilito de voz…

              La recostaron con mucho cuidado sobre polvo de estrellas, y fue cubierta con largos velos de gas. Le inyectaron suero con vía láctea y le dieron unas pastillitas de clorofila concentrada.

              El doctor la examinó detenidamente. Sus lagos estaban sucios y malolientes, parecían más bien pantanos… y los pantanos, cloacas. Sus bosques: ¡calvos y secos! El mar parecía un hervoroso caldo de ostras putrefactas, y tenía fiebre, mucha fiebre. ¡Pobrecita!

              “Luces muy mal, muy mal…”, repetía el doctor compungido, rascándose los asteroides, cuando descubrió tremendo hueco en la capa de ozono de la enferma.

              “¡Mira nada más!, qué terrible, ¿cómo te hiciste esto?”

              Pero Tierra no pudo responder, se había desmayado…

II

              “¡Don Cosmos, don Cosmos, tenemos una mala noticia!”

              “¿Qué pasa, niñas?, me deslumbran con tanta luz”, dijo don Cosmos a las estrellas. No le gustaba que lo interrumpieran mientras leía los astros.

              “Es su hija… Tierra.”

              “¿Qué le pasa a esa chiquilla?”

              “Es que… está… está…”, las estrellas titubearon y don Cosmos se dio cuenta que algo malo sucedía.

              “¿Dónde está?”, inquirió preocupado.

              “En Asclepios; está muy grave…”, dijeron las estrellas llorando.

III

              “¡Ya vuelve en sí, doctor!” dijo la enfermera “pregúntele cómo le ha sucedido esto, es tan extraño…”

              Ningún planeta había presentado aquellos síntomas, todo indicaba que estaban ante una nueva clase de mal. Nadie sabía qué hacer.

              Don Cosmos llegó a donde estaba su hija, preocupado y solícito, y se acercó a ella con mucha ternura. Tierra lo miró, una profunda tristeza emanaba de sus lagos turbios.

              “Papá, ayúdame”, susurró Tierra.

              “Ojalá no sea tarde, hija”, dijo don Cosmos, y le acarició las nubes. 

              “Tengo comezón, ráscame por favor, papá…”

              “No…” advirtió el médico a ambos, “nada de rascarse, voy a examinar primero estas vejiguillas”. El doctor se puso los guantes y comenzó a explorar las llagas.

.

              “Enfermera, traiga el microscopio, quiero analizar más de cerca…”

              Con un tubo solar, en cuyo extremo brillaba una luna de cristal, un enfermero apuntó directamente a las pústulas.  Parecían vivas.

              “Sobre ésta, por favor”, dijo el doctor a sus ayudantes señalando una que parecía crecer justo en esos momentos.

              El enfermero enfocó el lente como se lo indicaron. El médico alzó algo parecido a unas cejas (de gas…), nunca antes había encontrado un mal tan avanzado. ¿Sería culpa de Tierra, por no acudir temprano a revisión y tratamiento?

              “Querida amiga” dijo tierno, “esto no será fácil; debimos haberla atendido antes, ¿cómo sucedió?”

              Tierra cerró sus ojos. Recordaba… ¿Cuándo comenzó todo? ¿Cuando sus pequeñas pecas -de las que estaba tan orgullosa- aparecieron? No. ¡Fue cuando crecieron! Primero hubo unos brotes en el sureste, luego éstos emigraron a otras zonas de su cuerpo… Hasta ahí no había ni dolor, ni problema, le gustaban; parecía que su piel era un lienzo con estrellas negras sobre las estepas. Se acostumbró a ello, incluso favoreció que se multiplicaran. Pasado algún tiempo (mucho, o poco, todo depende del observador) sintió una extraña comezón, luego aquello ardió; después sintió un dolor intensísimo. Y de ahí ya todo sucedió a una velocidad vertiginosa: los lunares engordaban, se hinchaban hasta convertirse en llagas, cambiaban de color, se multiplicaban. Aparecían en nuevas zonas de su cuerpo. El caos.

              Se secaron muchos de sus lagos, los glóbulos negros de su sangre se agotaron, sus extensos pulmones desaparecieron…

              No supo qué hacer, tuvo pánico de las inyecciones, asco de las medicinas y horror de ir al doctor. Esos métodos curativos la espantaban más que la enfermedad misma. Se aguantó. Y las cosas avanzaron…

              “¡Mire doctor, en el microscopio!, acérquese y vea.”

              A través del microscopio el médico vio dentro aldeas geométricas que se multiplicaban sin control. En cada grano dichas geometrías crecían no sólo hacia los lados, las había que crecían hacia el cielo, y algunas echaban oscuras fumarolas sobre el paisaje. Un montón de estructuras metálicas con ruedas de caucho se apisonaban en ciertas venas de asfalto inflamándolas grotescamente. Extensos gusanos de metal succionaban el agua limpia y la devolvían negra y contaminada. Los encargados de filtrar el aire habían sido talados, los desechos se acumulaban formando islotes de material tóxico.

              Al parecer los responsables eran unos pequeños organismos multicelulares. Parecía increíble, tan pequeños y tan voraces. Y tan contagiosos (algo le indicó al doctor que aquello estaba a punto de contaminar las zonas aledañas a la enferma).

              “Santo Universo, esto parece expandirse sin control… tenemos que declarar cuarentena, aíslen a los planetas cercanos. ¡Salga de aquí, don Cosmos! ¡Y ustedes, los tapabocas! Pónganse todos capas extras de ozono, ésta puede convertirse en una terrible epidemia.”

              Tierra escuchaba aterrada (don Cosmos había salido llorando como un niño). Se sintió muy sola…

              “Prepárense; tal vez no todo este perdido, pidan a don Cosmos autorización para operar de emergencia.”

              “Guantes, bisturí, anestesia… Rayo infrarrojo hacia mancha principal. Preparados, listos…”

              Después de lanzar el rayo, el médico detectó cambios, aquello había surtido algún efecto. Aún no se sabía si favorable o desfavorable. De cualquier modo, haría falta mantener a la paciente en terapia intensiva, y en observación. Si no mejoraba habría que administrar algún remedio más fuerte, de esos que suelen ser peores que la enfermedad. O…

              Don Cosmos esperaba afuera del quirófano, ansioso y muy preocupado por su pobre hija. Recordaba con ternura sus primeros pasos, cuando la envió a formar parte del sistema solar; su emoción adolescente, su alegría y su belleza. Era su pequeña princesa, poseía paisajes llenos de magia, la bienvenida cálida de un sol majestuoso, agua pura, metales preciosos, plantas que alimentaban, que sanaban, que jugaban; en ella habitaban muchas y bellas especies.

IV

              Pasadas las primeras radiaciones la enfermera se acercó a la paciente para registrar sus signos vitales.

              “Algo pasa, doctor”, dijo angustiada, “mire aquí, el noroeste, una erupción extraña indica que el problema no está resuelto, parece que el microorganismo está transformándose”.

              “Sellen la sala, enciendan la alarma, estamos ante un virus en estado latente, creciendo y a punto de expandirse”, dijo el médico y…

V

              Pasaron los años…  Tierra tenía ahora una hermosa sonrisa y otras muchas renovadas gracias: Montañas de cumbres brillantes. Bosques pletóricos de nuevas aves exóticas. Cielos sonrosados, azules, y de muchos colores. Mares con cetáceos que cantaban. Lagos y lagunas acunando peces felices. Manantiales espejeando los secretos escondidos en las entrañas del planeta. Plantas dulces que murmuraban sus dones a una nueva humanidad que creía en los sueños de los niños, en las empresas de los artistas, en los negocios de los idealistas.

              ¿Cómo lo lograron?

              Cuando todo parecía perdido, y las cosas apuntaban a un final trágico, apareció la Gran Madre Universal.

              “¿Cuándo pensabas avisarme de lo mal que estaba mi niña?”, preguntó a don Cosmos.

              Sirio se había dado cuenta de la urgencia, y había activado su código Morse para que Ella se enterara de la situación, todos sabían que las medidas que la Gran Madre Universal tomaba ante situaciones de emergencia solían ser drásticas, más drásticas que cualquier intervención quirúrgica, por eso preferían intentarlo por su cuenta antes de enterarla. Y es que Ella cambiaba los paradigmas que no hacían prosperar la vida verdadera, y eso a algunos les dolía mucho. Además… cuando ella tomaba las riendas, don Cosmos pasaba a segundo plano, y también el doctor, y los enfermeros y todo un corpus de sistemas racionales en los que se confiaba sin cuestionamientos.

              El caso es que Ella terminó enterándose, y, con mano amorosa, llevó a su pequeña hacia los profundos abismos de un hoyo negro. En los hoyos negros suceden cosas extrañas, todo se disuelve, las formas se desvanecen, alcanzan el tamaño y el poder de un pensamiento humano, y de ahí, con el prodigioso poder de una idea, pueden volver a reconstruir la realidad…

              Besando amorosamente cada una de las llagas de su hija, la Madre Universal procedió a trasformar los males en bienes dentro de aquella negritud cósmica. La nueva epidemia, ahora amorosa, hizo saltar chispas de luz en la abismal hondonada gravitacional, y de ahí emergió una Tierra renovada.

              “Gracias, querida…” murmuró don Cosmos un poco avergonzado.

              Ella sonrió… y, los planetas, las estrellas, los astros, los asteroides, las galaxias y todo aquello que está ahí (aunque no haya sido aún nombrado por quienes estas crónicas escriben), escucharon su canto mágico:

              Bienaventurada la edad de oro, donde los hombres no saben la palabra tuyo y mío, donde sólo saben la palabra nuestro. Bienaventurados los hombres que reconocen el regalo de los frutos y desprecian los bienes engañosos. Bienaventurados los gobernantes que protegen a las ondinas en los lagos. Bienaventurados las madres que no juzgan a los niños que ven duendes en los jardines. Bienaventuradas las mujeres sabias amigas de las plantas. Bienaventurados los artistas que saben el lenguaje de los trinos. Bienaventurada tú, Tierra, patria donde los animales, las plantas y los hombres son hermanos. Bienaventurado el Cosmos, con su orden, los hoyos negros en su desorden, y las estrellas con su santa energía luminosa, porque la luz ilumina siempre toda oscuridad y sana todo mal. Bienaventurada la palabra que entra al hoyo negro y sale de ahí escurriendo la tinta de los nuevos y benévolos paradigmas.

Escribí este cuento hace ya varios años. Lo envié al que entonces era mi editor, no hubo respuesta. Tal vez porque este cuento no era para ser publicado en una editorial, sino aquí, al alcance de todos.

Un abrazo

YRM

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s