¿Qué implica ser Doula?

En este espacio reproducimos una entrevista realizada por Maya Navarro a Adriana Peregrina en el 2016, antes de que Adriana publicara su libro “Nacer, una experiencia trascendente”. Hoy, 6 de febrero del 2021 el libro ha recorrido el mundo y ha enseñado a muchos (hombres y mujeres) otra manera de vivir el embarazo y el parto.

¿Por qué lo compartimos en este espacio? Porque Adriana se acercó a las aulas de Trithemius con el sueño de escribir un libro, sueño que finalmente se convirtió en realidad.

Aquí la entrevista, al final te dejamos algunas ligas por si quieres dar seguimiento a esta información.

*Maya: Adriana Peregrina es educadora perinatal y doula, a ver, Adriana, ¿qué significan estos términos?

La educación perinatal implica la preparación para tener un parto “humanizado”, y la doula (término griego), significa mujer que acompaña a otra mujer en su parto.

El parto humanizado, como término, nace porque el parto ya se había convertido en un proceso hospitalario, relacionado más bien con la hospitalización de un “paciente” (estar embarazada es un acto intrínseco a la naturaleza de la mujer, no una enfermedad). Por eso, tratamos de rescatar las prácticas que se han llevado a cabo desde hace tiempo por nuestros ancestros, intentamos que la mujer contacte con su sabiduría interior, que no se convierta en víctima de un sistema que ha convertido el parto en un procedimiento médico. No estamos en contra de la intervención médica cuando ésta es necesaria y urgente; los médicos, enfermeras y pediatras, están ahí, pero sólo como apoyo para una complicación.

*Y la doula, ¿qué hace?

La doula acompaña el embarazo y asiste el parto, su función es la de apoyar a la mujer, el parto es una experiencia trascendente y es una oportunidad para que la mujer se de a luz a sí misma. No sólo está naciendo su hijo, también nace ella como madre. La doula apoya a la mujer para que deje de ser una víctima de las contracciones, y se yerga como una guerrera que logra cumplir con el sagrado destino de ser madre. Básicamente la doula ayuda a que se de el empoderamiento de la mujer en base a su naturaleza.

*¿Y todo esto cómo  lo aprendiste tú?

Tuve la fortuna de aprender todo esto gracias a que me formé con los pioneros en el psicoprofilaxis en México. El doctor Santibañez y el doctor Fuentes Calvo.

*Y, concretamente, ¿en qué consiste esta propuesta del parto humanizado?

Primero, en dar a la madre la oportunidad de conocer los procesos de su embarazo y lactancia -porque la lactancia es una parte fundamental del embarazo, aunque hubo un tiempo en que dejó de darse pecho al bebé, y se fomentó más el uso de fórmulas, la lactancia es el complemento ideal del parto humanizado pues una vez que se recibe al bebé, se le acoge en los brazos y se le entrega el mejor alimento del mundo: la leche de mamá.

*Pero volvamos a la educación perinatal, Adriana, ¿qué otras implicaciones tiene esta propuesta?

Pues algo básico, Maya: la inclusión de la pareja es importantísima, Incluir al compañero y hacerlo partícipe del acto trascendental que van a compartir. Hay que informar a la pareja de los cambios que van a vivir, de los procesos y las opciones del alumbramiento.

*Entonces, ¿el punto central es la información?

Sí, la información, orientada a que la futura mamá DECIDA en conciencia si quiere dar a luz en casa, o en el hospital; si durante el trabajo de parto desea estar sentada, acostada, caminando, en fin que ella escuche a su cuerpo, porque su cuerpo posee la sabiduría ancestral de ese acto tan natural como es dar la vida. Yo, como doula, procuro que la mamá se sienta cómoda, a veces con un masaje, o con visualizaciones, hidratación, acompañando y apoyando en lo que decida ella en cada momento. Porque en ese momento ella puede decidir si quiere tener al bebé en casa, en el hospital o en agua…

*¿Cómo, cuéntanos eso?

El parto humanizado incluye la posibilidad de dar a luz en el agua. Durante el trabajo de parto le facilitamos a la madre una tina para que se relaje, sucede que muchas veces se sienten tan bien en el agua que deciden quedarse ahí y dar a luz al bebé en ese contexto relajante.

*Oye, Adriana, y ¿cómo pueden los demás enterarse de todo esto más ampliamente?

Estoy por publicar un libro: “Nacer, una experiencia trascendente”.

Cuando se realizó esta entrevista, el libro todavía no era publicado, actualmente puedes conseguir el libro con la propia autora, contáctala en la página de FB Ser mamá con Adriana Peregrina.

Adriana Peregrina, la doula que hizo del parto un acto de poder

Una mujer, una alquimista. Dos diminutas células que se convierten en un universo: la madre que hace del parto un acto de poder. Con esta premisa inicia Adriana Peregrina Nacer, una experiencia trascendente, libro publicado bajo el sello editorial Salto Mortal.

“Tengo muchas ganas de escribir, pero no sé cómo se hace ni por dónde se empieza”,  dijo Adriana cuando se acercó por primera vez a Trithemius, talleres literarios con sede en Chapala. Yolanda Ramírez Michel, directora y fundadora, quizá con un vestido floreado y unos labios rojos, le devolvió una mirada de ojos verdes cuando le respondió “esto no es un hobby, es un trabajo, ¿estás dispuesta a dedicarle horas?”.  Adriana, tras una pausa, le devolvió a Yolanda un seguro y rotundo “sí”.

La salida de sus nietas por la mañana significaba el inicio de un encuentro con la palabra. Con una lista de los temas de los que quería escribir, de nueve a dos de la tarde, Adriana compartía el espacio con su pluma y ya no paraba. Y, con más de cuarenta años de experiencia como educadora perinatal, ¿cómo iba a hacerlo?

Como doula – mujer que va de la mano al proceso de dar a luz – la escritora reivindica el parto humanizado, donde el cuidado de la madre hace del alumbramiento una experiencia transformadora. “¿Qué hacemos?”, explica Adriana: “nuestra tarea es la de acompañar durante todo el transcurso, sea una hora o sean veinte”.

Cuidar de cada detalle es primordial cuando se trata de un nacimiento, ya sea bajando las luces, apagando la televisión o poniendo aromas y seleccionando música, un frío cuarto de hospital se convierte en un momento de relajación para la futura madre.

“¿Naciste prematura o en tiempo?”, “¿fuiste deseada?”, “¿naciste en un hospital?”, son algunas de las preguntas de la doula, quien dedica un capítulo a todos aquellos procesos por los que pasó la mujer durante el parto, factores trascendentales para la vida de alguien. Desde una cesárea, hasta la lactancia – primer contacto del bebé con el mundo – una persona puede verse definida desde el momento de su primera respiración.

Adriana Peregrina en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2019

Con la intención de que se sepa que hay otra forma de nacer, el libro está dirigido a futuras madres y padres, pero también a aquellas personas que por el momento no deseen tener hijos. “¿Para quién es tu principal lealtad?”, pregunta Adriana, cuya voz, llena de seguridad y convencimiento exclama: “El primer compromiso de una madre es con ella misma. La mujer tiene que hacer lo posible para lograr tener el parto que quiere. Después es con su hijo, porque la única voz que tiene es la suya. Si ella no ve por él, ni por la mejor manera para que llegue a este mundo, entonces ¿quién la va a buscar?”

Puede haber dolor, pero no sufrimiento. El sufrimiento es una opción de la mujer, menciona la escritora. Para ella, la pregunta “¿por qué yo tengo que parir y ellos no?”, puede ser sustituida por otra enunciación: “¡Qué oportunidad de saber que soy el único vehículo de este ser para llegar al mundo, que yo le presté este espacio para que creciera!  Yo tengo la capacidad para que emerja una vida de mis entrañas”. Un acto de poder.

Nacer, una experiencia trascendente está disponible en la tienda en línea de la editorial Salto Mortal https://www.editorialsaltomortal.com/tienda